Quiero.

Quiero volar lo más alto que mi imaginación me deje, sumergirme hasta las profundidades más oscuras, pisar todos los países, vagar por la noche por la playa, sintiendo la arena colándose entre los huecos de los dedos de los pies.
También quiero respirar hondo, notar cómo el aire llena mis pulmones hasta que éstos se agrandan, tanto, que no pueden más, sentir cada latido y bailar a su ritmo sin importar quién está mirando, reírme a carcajada suelta sin importarme quién está escuchando.
Quiero sentirme libre, en paz con el mundo y conmigo misma, armonía, encontrar ese punto en el que en el mundo y yo conectábamos con los mismos hilos.
A ya veintiuno de abril, jueves.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.