Dos tipos.

A veces la vida no es nada fácil. A veces es una cuesta hacia arriba, la ladera de una montaña que está prácticamente en vertical. A veces llegas a la cumbre. Aunque, realmente, a lo que parecía la cumbre.
Al otro lado ves otra montaña todavía más alta.
Había dos tipos de personas: unas se conformarían y otras decidirían ir a por todas. ¿De verdad serás como el primer tipo?
A tres de marzo, jueves.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Mar.