Son las 00:00 rozando las 00:01.

Qué maravilla que el futuro sea incierto, que la vida dé tantas vueltas que nunca te esperas dónde vas a acabar. Porque, siendo sinceros, ¿qué gracia tendría saber qué va a ocurrir a cada instante, a cada momento? Saber que a las 15:37 del día 21 vamos a reír a carcajada suelta mientras que el día 8 estaremos con el mal humor recorriéndonos enteros.
Qué más da el futuro, deja que siga siendo tan dudoso y borroso como él quiera, que sea libre, no le fuerces, que pase lo que tenga que pasar pero siempre siendo feliz. Eso es lo más importante, que pasen los días y seas capaz de sonreír sin más, porque sí. Porque es día 9 ya y el día anterior se ha quedado atrás, dormido, descansando y recopilando todos aquellos momentos que a veces olvidamos.
De vez en cuando miramos hacia atrás y vemos todo el camino que hemos logrado avanzar, nos miramos las rodillas y hay alguna que otra herida pero que eso nunca nos impida avanzar.
De vez en cuando y de cuando en vez, nos fijamos en todo lo que nos falta por recorrer, vemos el vaso medio vacío y no medio lleno. El vaso tiene la misma cantidad de agua, pero tú decides. Ahora, dime, ¿de verdad te gustaría saber que igual el vaso se vacía en unos instantes por completo o se llena hasta que el agua rebosa de él?
Vamos a respirar hondo y disfrutar del ahora, que a saber qué pasa después.
Entre medias del día 7 y el 8 de junio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.