Solamente quería.

Me encantaba sonreírle un poquito a la vida, solamente de vez en cuando, claro que no siempre se lo merecía ni mucho menos me apetecía.
Solamente quería disfrutar de cada abrazo, de cada reencuentro, de cada sorpresa, de cada momento, de cada carcajada, de cada baile, de cada canción.
Quizá pedía demasiado, aunque para mí no era siquiera suficiente. Siempre quería volver a repetir el momento una última vez.
Quería repetirlo, volver a vivir lo que sentí en ese momento pero no me daba cuenta de que la próxima vez, el próximo momento, la próxima ocasión, sería muchísimo mejor.
A 15 de febrero, lunes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.

Tormenta.