Otra de sábado.

Como que quieres apartar las ilusiones, pero las dejas ahí, de lado, bien guardadas y de repente estallan. Estallan tan fuerte como una carcajada, así, espontánea, de repente. Alta. Más de lo que creías, pero en ese momento, no aguantas y te sigues riendo, todo el mundo se gira pero a ti te da igual, porque en ese momento, la vida parece un poquito mejor.
Otra vez, a sábado 20 de febrero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.

Tormenta.