Continúa volando.

¿Y si volamos?
¿Y si cogemos un avión y nos vamos de aquí para siempre?
Dejar todo ya
e irnos sin mirar atrás.

Perdernos por el mundo,
ir de aquí a allá,
sin saber a dónde vamos,
sin saber qué hacemos;
solamente disfrutamos.

Vamos, volemos,
riamos,
lloremos,
disfrutemos.

En eso consiste la vida,
en ser feliz,
disfrutar,
reír y también llorar.

Vamos a volar,
a olvidarnos de todo ya,
mira a esos pájaros,
cómo se van,
dejando todo atrás.

Vámonos, sigue,
no te dejes caer,
sigue volando,
sigue batiendo las alas.

Que ningún otro pájaro te empuje,
te golpee ni te arrastre,
y si lo hace,
continúa adelante.

Porque tú puedes,
eres capaz,
vamos, lo sabes,
bate esas preciosas alas
cada vez más fuerte.

Asciende hasta aspirar
la textura de las nubes,
mira hacia abajo,
cómo están el resto bajo tus pies
y te envidian por volar tan alto.

Pero tú puedes y,
a pesar de todo,
continúa volando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.