Hazlo lo mejor que puedas.

Quizá al fin y al cabo solamente seamos nuestras almas.
Aquellas que nadan entre los mares y océanos de recuerdos y momentos, nadan, bucean y se sumergen lo más profundo en ellos.
Llegan hasta el fondo, lo tocan y vuelven a la superficie.
Quizá no quede nada de nosotros, solo el recuerdo que permanezca en los demás, con lo que se queden de nosotros, con la historia o huella que dejemos en el mundo.
Quizá quede todo de nosotros, las risas con las que vivimos, los momentos que pasamos, las personas a las que amamos.
Sinceramente, no sé qué quedará, ni por cuánto tiempo perdurará, lo único que te aconsejo es hacer que lo que quede, por si quedara algo, que hicieras que sea lo mejor que puedas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.