Solo es tuyo.

El futuro lo tienes entre tus manos. Solamente es tuyo, lo sostienes, cautelosa, no se vaya a caer y se rompa en pedazos.
No dejes que nadie te lo arrebate, que venga y juegue con él, no lo permitas, tú eres quien debe tomar sus decisiones, sin influencias.
Tú.
Tu futuro.
¿Qué es eso de decidir por otros?
Para.
Deja que el río siga su propio cauce.
Sin embargo, siempre habrá alguno que ponga piedras en el camino para hacer que el agua no siga circulando, pero tú tienes que recapacitar, saber cómo esquivar esos obstáculos y simplemente, saltarlos.
Después de todo, sigue adelante. Que nada te pare. Absolutamente nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.