Mirándote a los ojos, que son siempre el reflejo del alma.

Con el alma hambrienta de sueños, desgarradora de ganas y batiendo las alas ya lista para el vuelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Merecedores de alegría.

La ciudad.

Fuego y cenizas.