Tic. Tac.

Pregúntate: ¿por qué?
Aprende, la sabiduría es el poder.
Escribe, unas veces con derrotas en la boca y otras con la garganta roja de gritar, pero la esperanza nos inundaba tanto por dentro que ni nos dábamos cuenta.
Lucha por lo que es tuyo, por aquello que se han llevado, recupéralo, no pueden hacerte esto.
Te han ganado una lucha, pero no la guerra.
A veces para destruir hay que meterse desde dentro, meterse y desde ahí empezar a romper todo.
Pero espera, para, recapacita sobre todo lo que te acabo de decir.
Paremos de dividirnos, unámonos todos como uno, como lo que somos: nosotros. El ser humano.
Tenemos esa energía destructiva, ese miedo, ese tormento que tenemos que volcar sobre algo y siempre lo mismo.Cambia el mundo, te dirán que es imposible, que siempre quedarás segundo en la carrera. Haz que se equivoquen y estáte orgulloso de ti, por lo que buscas, por lo que haces, por lo que encuentras.
Encuéntrate a ti, y ayuda a los demás. Haz que se busquen a sí mismos, a veces el empujón es necesario pero otras tantas no lo dan. Y el tiempo pasa y pasa.
Tic.
Tac.
Oye que sigue pasando.
Vamos a sacarle partido.
Se te va, ¡aprovéchalo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Tormenta.

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto.