Por favor, sigue.

Y el viento me alborotaba el pelo pero me daba igual. Si no, lo harías tú, o me cogerías por detrás abrazándome por la cintura.
Me giraría y te besaría.
Y me susurrarías te quiero como tantas otras veces.
Y yo sonreiría hasta que me doliese como tantas otras veces.
Qué bonitos son esos momentos en los que te ríes hasta que no puedes más y de verdad estás disfrutando de la vida.
De esa vida que tienes que aprovechar porque sólo hay una.
Qué más da, por favor, vívela.
Y no te arrepientas de nada porque ya lo has hecho, sólo continúa. Y siempre hacia delante.
No mires atrás.
Por favor, sigue. No pares.
Anda o corre, da igual.
Pero quizá anda mejor, ve despacio, aprovechando cada momento, lento.
No tengas prisa, camina.
Respira y ríe como nunca lo has hecho.
No llores, por favor.
Eres fuerte.
Y sé que puedes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Luces e ilusiones.

21:47.