Por escribir algo.

Envidio a los pájaros,
son libres, felices,
míralos,
se van donde quieren,
sin tener que viajar en avión.

Ir de aquí a allí,
de Madrid a París,
y luego a Venecia,
a Roma,
o a Suecia.

A donde sea,
qué más da,
contemplemos la luna juntos,
da igual.

Seamos felices,
vamos, lo necesitamos,
mira a las estrellas y a la luna,
cómo se sentirán así de completas.

Y, mientras nosotros,
aquí llorando.
Míranos, somos estúpidos.
No apreciamos nada,
ni incluso el tiempo.

Parecerá absurdo,
pero el tiempo se nos escapa,
y no nos damos cuenta,
hasta que un día echas la vista atrás.

¿Y qué observas entonces?
Tristes recuerdos ves,
de alguien que ya no eres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Luces e ilusiones.

21:47.