Disfrutar, reír y también llorar.

Mira a aquellos pájaros,
qué alto vuelan,
sin importarles nada,
sin importarles lo bajo que puedan caer.

Continúa mirándolos,
¿ves? Fíjate bien,
así deberíamos ser nosotros,
(remarcando bien: deberíamos).

¿Por qué no lo somos?
Quizá seamos demasiado cobardes,
o estúpidos, o imperfectos;
o humanos.

Deberíamos correr, reír,
disfrutar de cada momento que la vida nos da,
pero, no hacemos eso.
De hecho, todo lo contrario.

Somos hipócritas,
falsos e idiotas.
Pero, con suerte,
hay unas pocas personas que,
merecen la pena.
(O quizá, eso creemos).

Pero eso no quita que debamos disfrutar, reír y también llorar,
la vida no es preciosa,
pero sin embargo, es la cosa más valiosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miradas con sabores dulces.

Luces e ilusiones.

21:47.